Abrazando la diversidad de la comunidad

  • A A A | Visto: 358 veces

{¡Oh, humanos! Os hemos creado a partir de un hombre [Adán] y una mujer [Eva], y [de su descendencia] os congregamos en pueblos y tribus para que os conozcáis unos a otros. En verdad, el más honrado de vosotros ante Al-lah es el más piadoso. Ciertamente Al-lah es Omnisciente y está bien informado de lo que hacéis} [Corán 49:13].

La comunidad musulmana es una de las sociedades con más diversidad cultural en el mundo. Esto es especialmente evidente en América, donde los musulmanes emigrantes, de diferentes lugares, como el Medio Oriente y Asia, entre otros, están viviendo sus vidas como extraños en países ajenos a ellos y, más importante aún, donde la población mayormente no musulmana generalmente desconfía de los musulmanes. Es lamentable que la bandera del Islam a menudo no es suficiente para unir a los musulmanes de diferentes orígenes culturales.

El adormecido suburbio de Dayton, Ohio, es solo una ciudad en Norteamérica donde muchos musulmanes viven, pero solo unos cuantos tienen contacto con sus hermanos musulmanes, quienes se mezclan en exactamente la misma sociedad que ellos. Ellos se cruzan en el camino con frecuencia, pero conocen muy poco de afuera de sus propias subcomunidades establecidas con base en sus culturas. “Nuestra comunidad está claramente dividida en pequeñas comunidades internacionales”, dice Soumy Ana, una profesora musulmana residente en Dayton. “Marroquíes se reúnen con marroquíes, egipcios se reúnen con egipcios y pakistaníes con pakistaníes. Los musulmanes aquí claramente se sienten más cómodos con gente de sus países de origen, que hablan el mismo idioma, tienen la misma profesión y siguen la misma creencia”.

 La brecha cultural

Los musulmanes de diferentes culturas usualmente buscan dentro de sus propias “fronteras mentales” cuando se trata de socializar con otros y hacer amigos en la comunidad. Por ejemplo, un musulmán pakistaní se sentirá más unido a uno de sus compatriotas que a un musulmán de otro país que tal vez ni siquiera hable el mismo idioma que ellos. Este escenario se repite en comunidades alrededor del mundo, y prevalece en las mezquitas, donde incluso los fieles durante la oración congregacional, se alinean de acuerdo con sus lugares de nacimiento. Como resultado de esta división cultural, no es viable la unidad en la Ummah, la cual es aún un sueño irrealizado en la fe islámica. “Comprenderse unos a otros es a veces difícil debido a las diferencias culturales. La cultura y la educación juegan un papel muy importante en la comunicación”, dice Ana, “por ejemplo, a mí me gusta compartir mis sentimientos, mientras que mi vecina árabe esconde mucho los suyos. Ella piensa que soy demasiado osada y que me enojo cuando no sé lo que está pasando con su vida. He notado que la gente de su mismo país se cuentan casi todo unos a otros. Ellos me cuentan poco porque no se sienten conectados conmigo, mientras que sí se sienten conectados con alguien de su mismo país”.

 Construyendo puentes multiculturales

Con el Islam constantemente bajo fuego por parte de los medios de comunicación masiva, ahora más que nunca los musulmanes se deben unir bajo el mismo lema de “la ilaha il-la Al-lah”, sin importar la raza o el nivel socioeconómico. Estar juntos como musulmanes es la mejor forma en que las comunidades pueden crear un sentido de hermandad, el cual se traducirá en una sociedad mejorada al establecer vínculos y metas futuras comunes. Esto empieza contigo. Hay tres formas de abrazar la diversidad de los musulmanes en tu comunidad y reunirlos a todos:

  • El autodescubrimiento. Examinar tus propios pensamientos y sentimientos hacia los musulmanes de diferentes culturas te ayudará mucho a sentar las bases para la aceptación y el entendimiento. ¿Te sientes intimidado o temeroso de otras culturas? ¿Te sientes confundido por sus costumbres o vestimenta tradicional? ¿Es el miedo al rechazo lo único que hace que te desanimes a extender tu mano en señal de amistad? Todas estas son preguntas que primero debes formularte a ti mismo para así descubrir cualquier idea preconcebida que exista en tu mente.
  • Conciencia social. Explorar tu comunidad para descubrir exactamente qué culturas forman o están inmersas en tu sociedad es un paso esencial que puedes dar para encontrar más información sobre sus orígenes. Realiza una lista de todas las culturas representadas en tu comunidad, así como de todas las organizaciones sociales específicamente creadas por ellas. Luego, utiliza el poder del Internet para aprender más sobre sus costumbres y tradiciones.
  • La inclusión. Es fácil quejarse de que una cierta camarilla de musulmanes te está excluyendo de sus reuniones por cualquier razón. Pero lo que es un poco más difícil es que tú puedas lograr incluir a los musulmanes de diferentes orígenes en tus propias actividades sociales. Nadie dijo que esto sería fácil y siempre existe un riesgo de rechazo. Sin embargo, a menos que los musulmanes se pongan a la tarea de superar esto, la división cultural nunca será superada.

Esto no se trata únicamente de reunir a las personas, sino más bien se trata de dar a las personas un sentido de valía y valor social que plantará la semilla de la confianza que puede ser cultivada durante los años venideros. Anima a tus hijos a seguir los mismos principios de diversidad cultural en la escuela o en el parque. “Se debe inculcar en los niños el orgullo de ser musulmanes y no el orgullo de ser malayos o pakistanís o sauditas, etc.”, agrega Ana, “los padres deben enseñar a los niños que ellos no tienen ninguna nacionalidad. Su nacionalidad es el Islam. De este modo, ellos se sentirán conectados con todos los musulmanes”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *