En el nombre de Dios

Hace un mes, una vecina fuerte, vigorosa, madre de tres y abuela de uno, estaba degustando un delicioso sancocho. El sábado anterior habíamos estado…