Hay que educar

Llegué a la casa de mi amada abuelita; ella, como buena abuelita que es, me ofreció comida, unos religiosísimos frijoles verdes que yo acepté…