Consejos para musulmanes. La búsqueda del conocimiento (parte 2 de 2)

  • A A A | Visto: 339 veces
  1. No se debe preguntar en internet: Existen paginas de doctores virtuales donde usted describe sus síntomas y le sale un diagnóstico y una receta médica. ¿Qué tan confiables son?

Con las preguntas islámicas sucede lo mismo, si usted googlea “¿puedo hacer oración sin ablución?”, le saldrán más de mil resultados, muchos de ellos distorsionados, y ¿cómo sabe usted cuál es el confiable?

No hay que preguntar en google, ni mucho menos en Facebook, cosas como “¿puedo dirigir la oración siendo mujer?”. Son preguntas que causan fitna y que además llaman a los opinadores: “yo creo”, “yo pienso”, “en mi criterio”, son cosas que se leen en Facebook y que van en contra de la Sunna sobre responder preguntas islámicas. Hacer preguntas islámicas en Facebook es el equivalente virtual de pararse en la mitad de una plaza pública y gritar sus problemas, para ver si de casualidad pasa alguien que pueda ayudarle.

La red ha causado algunos estragos en la humanidad, uno de ellos es la pérdida de respeto por el conocimiento real; recuerda: Internet es una fuente de información, no de conocimiento. Y esta sentencia nos lleva al siguiente punto: pregúntale al que sabe.

  1. Pregúntale al que sabe: Imagínate la siguiente escena: tienes el tubo del lavamanos roto, hay agua por doquier en tu casa y llamas a tu tío, que no es plomero sino psiquiatra, para que te diga qué hacer. ¿Qué puede pasar? Tal vez tu tío, por experiencia, sepa hacer algún remiendo provisional, aunque lo más probable es que no le dé un buen consejo.

Sucede lo mismo con las preguntas islámicas, no hay que preguntarle al mejor amigo, por más amor que le tengamos, o al hermano con el que siempre rezamos en la mezquita, hay que preguntarle al que sabe. Puede que el que sabe también sea nuestro amigo, si ese es el caso, ¡alhamdulil-lah! Sin embargo, lo importante es discernir a quién debemos preguntarle.

Lo más recomendado es preguntarle a un Shaij[1], es verdad que en nuestras comunidades no hay muchos, a veces no hay ni uno solo, entonces se recurre a personas que tengan estudios islámicos[2].

En este punto es importante saber quién tiene estudios y de qué tipo, algunas veces pensamos que porque un hermano vivió en un país de mayoría musulmana o proviene de allí tiene conocimiento, pero eso no es correcto en todas las ocasiones. Lo mejor es asegurarse, pero no preguntándole a otros o fomentando chisme, pregúntele directamente al implicado, no hay nada de malo en decirle: “¿Tienes estudios islámicos? ¿Qué estudiaste y dónde?”.

En el caso de que no tengamos tampoco un hermano o hermana que tenga algún tipo de estudios islámicos, entonces podemos recurrir a un alguien que se mantiene estudiando, que asiste a la mezquita regularmente, que es una persona que conoce del Islam y lo aplica, por muy poco que sea, sabemos que esa persona está intentando seguir el mejor camino, el de la Sunna.

Hay que verificar que la persona a quien le preguntamos ha buscado su conocimiento de fuentes fiables, al menos de los libros que son reconocidos como tales, navegar en internet no es buscar conocimiento y la red no es confiable. Recuerden lo que el profeta dijo: “Al-lah no retira el conocimiento extrayéndolo del corazón de los hombres, sino que se lleva a los sabios. Cuando los sabios desaparecen la gente toma por guía a los ignorantes, quienes emiten sentencias sin conocimiento. Están en el error y conducen al error a los demás” (Tirmidhi). Y el Corán dice: {¿Acaso es igual el que sabe al que no sabe?} [49:9].

También es muy importante respetar a la persona a la que le preguntamos, y eso incluye no interrumpirla cuando este respondiéndote, lo mejor es escuchar.

 

  1. Busque tiempos adecuados: Cuando el Imam Áhmad[3] se iba a hacer la peregrinación a La Meca iba acompañado de su familia, en Meca las personas salían para hacerle preguntas, pero los familiares del Imam les decían: “Busquen al Imam Áhmad en su casa (en Bagdad), porque no está en situación de responder”.

¿Por qué la familia les decía esto a quienes tenían preguntas? Porque el Imam estaba haciendo su peregrinación, si se ponía a responder no podía completar adecuadamente sus actos de adoración, estaba en tiempo de Hayy, no de dar clases.

Con esta historia nos damos cuenta de lo importante que es respetar el tiempo de la persona a la que queremos preguntar, hay que buscar los mejores momentos para interrogarlo, no cuando está en la puerta de la mezquita o en un almuerzo familiar en su casa.

Con la irrupción de las nuevas tecnologías nos hemos vuelto muy groseros con los tiempos de los demás, también hay quienes los llaman por la madrugada a hacerles preguntas, eso no es correcto. Lo mejor es asistir a las charlas de la mezquita y preguntar en ellas, es el mejor tiempo, o por lo menos pedirles con respeto que contesten a las preguntas y ser pacientes.

Hay personas que hacen de todo por conseguir el número WhatsApp de un Shaij para preguntarle en privado, y luego se enojan porque no le contestan lo suficientemente rápido. Hace unos años vi el Facebook de un Shaij, donde personas le hacían consultas larguísimas y luego mandaban mensajes diciéndole: “¿Por qué no contesta? ¡Conteste! ¿Está ahí? Ah, pero a fulano sí le contestó, ya veo que la gente tiene razón en decir que usted es un engreído”. etc. ¡Subhán Al-lah!, hay que tener rahma con los Shaijs, en ocasiones no tienen tiempo de responder la cantidad de mensajes que les llegan por medios virtuales. Este punto está relacionado con el siguiente.

  1. Escuche la respuesta: Esta recomendación va en doble sentido: por un lado, tómese el tiempo de escuchar lo que la persona tiene que responder. A veces queremos un sí o un no como respuesta, pero esto no es posible siempre, una buena respuesta islámica tardará unos minutos, porque además debe incluir los adilah (plural de dalil – prueba) y en ocasiones una buena respuesta puede terminar en un pequeño conversatorio sobre el tema. Si usted está apresurado y no quiere que quien responde se extienda, pregunte en otra ocasión.

Escuchar la respuesta también tiene que ver con prestar atención a lo que se está diciendo, ¿cuantas veces vemos personas que preguntan algo y cuando se les está respondiendo están pendientes de su teléfono celular? No prestar atención al interlocutor se considera una grosería.

  1. Pudor para preguntar: En una ocasión estaba escuchando la charla de un Shaij muy reconocido y él abrió un espacio para preguntas, una hermana alzó la mano y empezó explicando una enfermedad que tenía por la cual su ciclo menstrual estaba desbalanceado, pero luego empezó a dar una serie de detalles íntimos que hizo sofocar a todos los presentes.

Este punto aplica en especial para temas de fikh o asuntos personales, quien pregunta debe dar la información suficiente para asegurarse de obtener una buena respuesta, pero sin excederse de tal manera que avergüence al interlocutor. Recordemos que el Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo: “La fe consta de sesenta o setenta y tantos grados, el más sublime es el testimonio: no hay más divinidad salvo Dios; y el menor de estos grados es retirar los obstáculos del camino. Así mismo, el pudor y el recato es uno de los grados de la fe”.

Espero que estos consejos sean útiles para toda la comunidad. In sha Al-lah, en una próxima entrega estaré escribiendo sobre la Sunna para responder preguntas islámicas.

__________________________________________________

[1] Shaij no es el Imam de la mezquita, el Imam de la mezquita es quien dirige la oración y en ocasiones también es líder comunitario; puede ser Shaij, pero no siempre es así. Shaij es el título que se le da a la persona que ha cursado estudios de ciencias islámicas a nivel universitario.

[2] Estudios islámicos hay en varios niveles y profundizaciones, están los que son cursos que se dictan en mezquitas, diplomados, estudios por internet, las clases privadas, o cursos tomados en países islámicos.

[3] Ahmad Ibn Hanbal: Imam fundador de la escuela hanbalí. Vivía en Bagdad.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *