Descubriendo la esencia y el propósito del Hayy (parte 1 de 2)

  • A A A | Visto: 350 veces

Cuando el musulmán descubre la esencia del Hayy, así como los fundamentos y secretos detrás de ella, esto lo califica para realizar un Hayy válido y aceptable. Esto es similar a la humildad en la oración. Para una persona que tiene una gran humildad en la oración, es más probable que su oración sea aceptada. Lo mismo aplica para el Hayy. Mientras más consciente sea un peregrino de la esencia, el espíritu y las razones detrás del Hayy, así como de los propósitos por los cuales este ha sido prescrito y, además, utiliza esto para reformar su credo y su conducta, es más probable que su Hayy sea aceptado y muy recompensado, y se beneficiará más de él.

Sin embargo, nadie será capaz de lograr esto a menos que se califique a sí mismo a través de la búsqueda activa de los secretos y las razones detrás del Hayy, y de reflexionar sobre ello. Para un peregrino que no se preocupa de esto, su Hayy no será más que una mezcla de turismo y cansancio.

Las siguientes son algunas de las razones y propósitos más importantes detrás del Hayy que debe tener en cuenta un peregrino:

Obtener piedad

Uno de los propósitos detrás del Hayy es obtener piedad. La piedad está firme y explícitamente conectada al Hayy en los versículos coránicos relevantes. Al-lah El Exaltado dice:

  • {Y completad la peregrinación y la ‘Umrah por Al-lah… Y sed piadosos para Al-lah} [Corán 2:196].
  • {Aprovisionaos para el viaje y [sabed que] la mejor provisión es la piedad} [Corán 2:197].

Establecer y afirmar el monoteísmo islámico en el corazón y la mente

Hayy se basa en dedicar la intención de Al-lah, el Todopoderoso, y hacerlo todo sólo por Su Causa. Al-lah el Exaltado dice:

  • {Y completad la peregrinación y la ‘Umrah por Al-lah} [Corán 2:196].
  • {Apartaos, pues, de la impureza de los ídolos, y apartaos de decir falsedades. Sed monoteístas y creed en Al-lah, y no seáis idólatras…} [Corán 22:30-31].

Talbiah, que es el lema del Hayy, declara de forma explícita que la adoración debe ser dedicada sólo a Al-lah, el Todopoderoso: “Labbaika Al-lahumma labbaik. Labbaika la sharika laka labbaik. Innalhamda wan-n‘imata laka walmulk, la sharik lak (¡Oh Al-lah!, respondo a Tu llamada, no tienes asociados, sólo a Ti pertenecen las alabanzas, el favor y la soberanía, no tienes asociados).

El Hayy también se basa en cumplir la metodología del Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, y evitar el politeísmo en la obediencia. El realizar cualquiera de los rituales del Hayy de acuerdo a los caprichos e inclinaciones personales, es rechazado. Por el contrario, es necesario seguir el ejemplo del Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, y apegarse a su metodología.

Honrar los símbolos de Al-lah y lo que Él considera sagrado

Uno de los propósitos más prominentes y fundamentales detrás del Hayy es convertirse un siervo de Al-lah que honra, exalta y ama los símbolos de Al-lah, el Todopoderoso, y lo que Él considera sagrado. Uno debe temer el violar o ir en contra de las prohibiciones de Al-lah, el Todopoderoso. En el curso de los versículos coránicos relevantes al Hayy, Al-lah dice: {Sabed que respetar los ritos de Al-lah dimana de la piedad de los corazones} [Corán 22:32].

Enseñar modales nobles y buenas características

a) Castidad:

Al-lah dice: {La peregrinación se realiza en meses consabidos, y quien en ellos se consagrara para hacerla, deberá abstenerse [durante la peregrinación] de las relaciones maritales…} [Corán 2:197]. Los juegos previos están incluidos.

b) Reprimir la ira y abandonar las disputas y las discusiones:

Al-lah dice: {Deberá abstenerse [durante la peregrinación] de… las discusiones…} [Corán 2:197]. Al comentar este versículo, ‘Ata’, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dijo: “Se refiere a discutir con tu compañero hasta que lo enojes o hasta que él te enoje”. De acuerdo a la opinión predominante, esto significa subrayar sólo la prohibición de las disputas acaloradas, en las que se debate y discute sobre temas que son inútiles en la Shari’ah (legislación islámica).

c) Cordialidad, clemencia y tranquilidad:

Cuando el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, escuchó a la gente afanar con dureza y pegarles a los camellos al salir de Muzdalifah, señaló: “¡Oh gentes!, tranquilícense, pues no es la prisa la que indica rectitud”.

d) Abnegación y mezclarse con los demás:

Durante el Hayy una persona se niega a sí misma, abandona todo aquello que la distingue y se convierte en uno más en el vestuario, en decir la Talbiah, al moverse de un lugar a otro y en los actos de adoración.

e) Enseñar a un musulmán cómo asumir las consecuencias de los errores propios:

Esto aparece claramente en la compensación obligatoria (Fidiah) cuando un peregrino viola deliberadamente una de las restricciones del Ihram, se queda en el lugar equivocado en ‘Arafah o va hacia Muzdalifah antes del atardecer, etc.

f) Enseñar modestia:

Esto aparece claramente a través de la unión de todos los peregrinos en los rituales, así como en sus experiencias y sensaciones. Todas las diferencias materiales entre los peregrinos en términos de idioma, color de piel o riqueza, etc., quedan relegados. Durante el Jutbat Al Wada’ (el sermón de Despedida), el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “¡Oh gentes!, tengan en cuenta que su Señor es Uno y que su padre (es decir, Adán) es uno. En verdad que, excepto por la piedad, un árabe no es superior a un no-árabe, y un no-árabe no es superior a un árabe, un rojo no es superior a un negro, y un negro no es superior a un rojo”.

g) Enseñar la paciencia en todos sus aspectos:

Durante el Hayy, un peregrino refrena sus deseos e inclinaciones absteniéndose de todo lo que violaría su estado de Ihram. Además, se abstiene de algunas cosas que son permisibles cuando no está en el estado de Ihram. Un peregrino se expone a las dificultades y el cansancio por la causa de obedecer las órdenes de Al-lah, el Todopoderoso, para realizar y completar los rituales del Hayy. Esto lo incentiva a abandonar actos de desobediencia, a obedecer a Al-lah, el Todopoderoso, y a soportar las dificultades por la causa de agradarlo a Él incluso después de que termina el Hayy.

h) Dar y ser generoso:

Esto surge claramente cuando el peregrino paga los costos del Hayy.


Tags from the story

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *