Los frutos de la confianza en Al-lah (parte 1 de 2)

  • A A A | Visto: 1.077 veces

La confianza en Al-lah (At-Tawakul) es una de las principales características de los creyentes y de la cual se derivan otras muy importantes que, en conjunto, conforman la personalidad del creyente y moldean su comportamiento, de modo que es capaz de desarrollar un estilo de vida conforme a la voluntad de Al-lah, apegado a Sus mandatos y alejado de Sus prohibiciones, para así poder lograr el éxito en esta vida y en la otra.

A continuación, mencionaremos los frutos (zamarat) con los cuales el creyente es recompensado como resultado de su confianza en Al-lah.

  1. El triunfo

Al-lah, Exaltado y Glorificado sea, dice: {Si Al-lah los socorre, nadie podrá vencerlos. Pero si los abandona, ¿quién sino Él podrá auxiliarlos? Que los creyentes se encomienden a Al-lah} [Corán 3:160].

La orden de Al-lah, el Todopoderoso, en este versículo, de confiar en Él, está después de mencionar la victoria, para mostrar que uno de los medios para conseguir la victoria es confiar en Él, Glorificado sea.

  1. La protección contra el demonio

Al-lah, el Todopoderoso, dice sobre Satanás: {Por cierto que él no tiene poder sobre los creyentes que se encomiendan a su Señor} [Corán 16:99].

  1. La valentía

Quien confía en Al-lah, Glorificado sea, nunca temerá a nada ni a nadie. Está reportado que Anas ibn Malik, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, fue la mejor persona y el más valiente. Una vez la gente de Medina se atemorizó (al escuchar un sonido muy fuerte). La gente se preparó para lo peor y salieron lo más pronto que pudieron hacia el origen del estruendo. En el camino se encontraron con el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, quien estaba ya de regreso del lugar, cabalgando a pelo un caballo que pertenecía a Abu Talhah, llevando su espada (colgada de su hombro). El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, les dijo: ‘No teman, no teman’” [Bujari y Muslim]. Vemos aquí cómo el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, fue el primero en salir a enfrentar el posible peligro del estruendo, tanto así que subió a su caballo sin colocarle la montura y tomó la primera arma que encontró, mientras que la gente de Medina se demoró preparándose para toda contingencia.

Además, Hanad ibn As-Sariy, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, reportó en su libro Az-Zuhd que Shaquiq ibn Salamah Abu Wa’il, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dijo: “Salimos durante una noche atemorizante y pasamos por una espesura donde vimos a un hombre durmiendo, y su caballo estaba amarrado a su lado. Lo despertamos y exclamamos: ‘¿Cómo puedes dormir en una espesura abierta como esta?’. El hombre se despertó, levantó su cabeza, nos miró y dijo: ‘Me siento apenado y avergonzado de temer a otro distinto de Al-lah, el Todopoderoso, el Dueño del Trono Honorable’. Pronunció estas palabras y se volvió a dormir”.

  1. El sustento

Omar ibn Al Jattab, que Al-lah esté complacido con él, reportó que el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Si solo confías en Al-lah con la confianza debida, Él te proveerá con el sustento como provee a los pájaros: ellos dejan su nido (temprano) por la mañana, hambrientos, y regresan por la noche con sus estómagos llenos” [Ibn Mayah y At-Tirmidhi].

  1. Es una señal de fe verdadera

Al-lah, Exaltado y Glorificado sea, dice: {Ciertamente los creyentes, cuando, les es mencionado el nombre de Al-lah, sus corazones se estremecen; y cuando les son leídos Sus preceptos, reflexionan acrecentándoseles la fe, y siempre se encomiendan a su Señor} [Corán 8:2].

Al-lah, el Altísimo, también dice: {Es a Al-lah que los creyentes deben encomendarse} [Corán 3:122].

Sa‘id ibn Jubair, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dijo: “La confianza en Al-lah es la esencia de la fe”. Además, Ibn Al Qaiem, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, relató: “La confianza en Al-lah constituye la mitad de la religión de uno, y la otra mitad es acudir a Al-lah para arrepentirse, pues la religión tiene dos partes: buscar apoyo (de Al-lah) y adorar (a Al-lah). Confiar en Al-lah es buscar Su apoyo, y acudir a Al-lah con arrepentimiento es adorarlo” [Madariy As-Salikin].

  1. Preservación y protección

Al-lah, el Todopoderoso, dice:

  • {… encomiéndate a Al-lah. Al-lah te es suficiente como protector} [Corán 4:81].
  • {… Y quien se encomiende a Al-lah, sepa que Él le será suficiente} [Corán 65:3].
  • {Y quienes se encomienden a Al-lah sepan que Él es Poderoso, Sabio} [Corán 8:49].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *