Perjuicios de retrasar el Hayy (parte 2 de 2)

  • A A A | Visto: 211 veces

Aquellos que no tienen dinero ni esperanza de hacer el Hayy, ni piensan en ello ni tienen tiempo para hacerlo:

Estas personas también están en peligro. Queremos aconsejar a esta gente que tengan siempre tiempo y buena intención para visitar la Casa Sagrada de Al-lah. Cuando Al-lah Todopoderoso sabe de su buena intención y su voluntad de realizar el Hayy, Él les provee con lo que necesitan para visitar Su Casa por su intención verdadera.

Consideren la declaración del Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, en el hadiz narrado en la autoridad de Abu Hurairah, que Al-lah esté complacido con él, en el que dijo: “Corresponde a Al-lah, el Todopoderoso, ayudar a tres (tipos de personas): quien pretende casarse para mantener su castidad, el Muyahid (que lucha) por la causa de Al-lah, y el Mukatab (esclavo que tiene un certificado de emancipación por cierta suma de dinero) que desea pagar (lo que le corresponde por manutención)” [At-Tirmidhi].

Ya que Al-lah, el Todopoderoso, conoce su verdadera intención, Él los ayuda a hacer lo que desean con sinceridad.

Es suficiente para ti tener una buena intención para obtener recompensa por la obra, incluso si no llegas a hacerla. Es suficiente para ti que Al-lah vea tu devoción verdadera para realizar la obra, aunque no logres hacerla.

Considera también la declaración del Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, en el hadiz narrado bajo la autoridad de Anas, que Al-lah esté complacido con él, quien dijo que cuando el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, partió hacia la Batalla de Tabuk, dijo: “Siempre que atravesamos un valle, combatimos contra los incrédulos agresores, gastamos o somos atacados por el hambre, hay personas en Medina que comparten con nosotros (la recompensa de) todo ello, mientras permanecen en Medina”. Ellos le preguntaron: “¿Cómo es esto, oh, Mensajero de Al-lah, si ellos no están con nosotros?”. Él dijo: “Ellos estaban impedidos y tenían una excusa (válida bajo la Shari‘ah, por lo que participaron con nosotros con su buena intención)” [Bujari y Muslim].

Fue narrado en la autoridad de Abu Ad-Darda’, que Al-lah esté complacido con él, que el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Quien va a la cama con la intención de levantarse para ofrecer la oración nocturna y luego es vencido por el sueño hasta la mañana, (la recompensa de) lo que pretendía será escrita para sí, y su sueño será una obra de caridad para sí de su Señor” [An-Nasa’i].

Se narró que el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Quien pida a Al-lah el martirio y sea sincero (en su deseo), será elevado en rango por Al-lah a los rangos de los mártires, aún si muere en su cama” [Muslim].

También se narró en la autoridad de Jabir bin ‘Abdul-lah, que Al-lah esté complacido con él, que él dijo que el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, se dirigió a ellos en un Jutbah (sermón) diciendo: “¡Oh, gente! Vuélvanse arrepentidos hacia Al-lah antes que mueran, y apresúrense a hacer buenas obras antes que estén ocupados (por enfermedades y similares), y mantengan lo que está entre ustedes y su Señor (es decir, Su derecho sobre ustedes) recordándolo con frecuencia y dando caridad a menudo, en secreto y en público, de modo que serán proveídos con el sustento y la victoria, y sus asuntos serán solucionados” [Ibn Mayah].

Se narró en la autoridad de Ibn ‘Abbas, que Al-lah esté complacido con él, que el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, le dijo a un hombre mientras lo instruía: “Aprovecha cinco (beneficios que tienes) antes de (la llegada de) cinco (cosas malas por las que sufrirás): (aprovecha) tu juventud antes de (la llegada de) tu vejez, tu salud antes de (la llegada de) tu enfermedad, tu riqueza antes de (la llegada de) tu pobreza, tu tiempo libre antes de (de llegada de) tu ocupación y tu vida antes de (la llegada de) tu muerte” [Al Hakim].

Debes mostrar pesar y arrepentirte hoy, antes que te veas forzado a mostrar pena en un día en el que de nada servirá lamentarse. En ese momento, el hombre dirá (lo que se interpreta en español):

  • {¡Oh, Señor mío! Hazme regresar a la vida otra vez, para [creer en Ti y] realizar las obras buenas que no hice} [Corán 23:99-100].
  • {O digáis, cuando veáis el castigo: Si pudiera retornar [a la vida mundanal], entonces me contaría entre los benefactores} [Corán 39:58].

Pon frente a tus ojos la siguiente declaración de Al-lah Todopoderoso (lo que se interpreta en español): {Y dad en caridad parte de lo que os hemos proveído antes de que la muerte sobrevenga a alguno de vosotros, y entonces diga: ¡Oh, Señor mío! Concédeme un poco más de tiempo para poder hacer caridades y así contarme entre los justos. Pero Al-lah no concederá otro plazo a ningún alma cuando le llegue su término prefijado, y Al-lah está bien informado de cuanto hacéis} [Corán 63:10-11].

En el momento en que la muerte te llegue, no podrás volver a tu mundo, ni añadir nada a tus buenas obras. Debes trabajar por el Día de Juicio, el Día de la angustia y el arrepentimiento.

Apégate a lo que te beneficia aprovechando estas temporadas virtuosas, que no pueden ser sustituidas.

Afánate en hacer el bien, y apresúrate antes del ataque de la muerte.

Antes que el indulgente muestre arrepentimiento por su indulgencia.

Antes que pida ser enviado de regreso a la vida para obrar correctamente, y su pedido no obtenga respuesta.

Antes que la muerte impida que el esperanzado cumpla su esperanza.

Antes que uno se convierta en su prisión, en prenda por las obras que envió ante sí.

Debes saber que, si uno no aprovecha la oportunidad, ésta se convertirá en causa de dolor. Los medios pueden estar disponibles hoy, pero quizás no mañana.

Por lo tanto, siembra hoy para cosechar mañana, y mañana está muy cerca.

Debes saber que si Al-lah Todopoderoso desea el bien para un esclavo, Él expande su pecho para aceptar aquello en lo que reside su prosperidad y su salvación, y utiliza sus órganos para hacer lo que Le place.

El exitoso feliz es aquel quien, si se le brinda la instrucción, su corazón se abre a ella y sus órganos se sensibilizan para actuar en consecuencia. Esos tienen las buenas nuevas (del Paraíso) como está declarado por el Señor, Quien dice (lo que se interpreta en español): {Albricia [¡oh, Muhammad!] a Mis siervos que escuchen los preceptos [provenientes del Corán y del Mensajero] y los pongan en práctica [que ingresarán al Paraíso]. Estos serán quienes hayan sido guiados por Al-lah, y quienes hayan reflexionado} [Corán 39:17-18].


Tags from the story

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *