Predominio del Corán sobre las Escrituras previas

  • A A A | Visto: 198 veces

Al-lah, el Todopoderoso, Reveló el Corán como Su última y universal Escritura, conteniendo la manifestación final de la Ley Divina. Esto hace necesario protejerlo de las manos maliciosas del hombre y de toda corrupción. Esta protección ha sido una realidad desde el tiempo en que el Corán fue revelado hasta nuestros días, y así permanecerá para siempre. El Corán no contiene ninguna adición u omisión. Ha llegado hasta nosotros a través de tantas cadenas de transmisión, que es imposible que hayan conspirado todas para mentir. Ha sido registrado y memorizado incontables veces.

No se ha producido ningún cambio en su texto a lo largo del tiempo, ni siquiera una simple letra. Algunos de aquellos que lo han aprendido de memoria no saben habla árabe; sin embargo, lo recitan de forma exacta como fue revelado.

Al-lah Ha garantizado la preservación del texto del Corán, ya que Él, Glorificado sea, Dice (lo que se interpreta en español):

{Yo he revelado el Corán y Yo soy su custodio} [Corán 15:9]

Al-lah también Dice (lo que se interpreta en español):

{La Palabra de tu Señor es de una veracidad y justicia absolutas. Nadie puede alterar la Palabra de Dios, Él todo lo oye, todo lo sabe} [Corán 6: 115]

Con respecto a las Escrituras anteriores, ellas tuvieron una duración limitada. Al-lah Dio a los seres humanos la responsabilidad de preservarlas, y ellos las perdieron debido a la corrupción, alteración y ocultamiento. Dice Al-lah (lo que se interpreta en español):

{He revelado la Tora, en la que hay guía y luz. Los Profetas entregados [a la voluntad de Dios] juzgaban entre los judíos. Lo mismo hicieron los rabinos y juristas en cumplimiento de su misión de custodiar el Libro de Dios y ser testigos de él [en sus enseñanzas]} [Corán 5:44]

En el Corán, Al-lah, el Todopoderoso, nos Infirma que la Tora fue cambiada. Dice (lo que se interpreta en español):

{¡Ay de aquellos que escriben el Libro con sus manos y luego dicen: “Esto proviene de Dios”, para venderlo a vil precio! ¡Ay de ellos por lo que han escrito sus manos! ¡Ay de ellos por lo que obtuvieron!} [Corán 4:46]

Al ser la final, que abarca a todas las anteriores y haber sido preservada de cualquier cambio, la Ley Islámica abroga todas las Escrituras anteriores que sufrieron interpolaciones humanas. La abrogación por lo general tiene lugar con respecto temas secundarios de la ley. Ya que los principios fundamentales, como la Unicidad de Al-lah, Glorificado sea, la prohibición de la idolatría y los fundamentos de la adoración –asuntos que forman parte de la esencia de la prédica de todos los Profetas y Mensajeros, la paz sea con ellos– no son sujetos de abrogación.

La Ley que vino con el Profeta ‘Isa (Jesús), la paz sea con él, abrogó parte de la Ley que había llegado con el Profeta Musa (Moisés), la paz sea con él. Relatando las palabras del Profeta ‘Isa, la paz sea con él, a los Hijos de Israel, Al-lah, el Todopoderoso, Dice (lo que se interpreta en español):

{He venido para confirmar [las enseñanzas originales de] la Tora y para permitirles algunas de las cosas que les estaban prohibidas…} [Corán 3:50]

La Ley Islámica es perpetua, permanece adecuada para cualquier lugar y tiempo, y contiene todo bueno de las manifestaciones previas de la Ley. Dice Al-lah (lo que se interpreta en español):

 {[Y a ti, ¡oh, Mujámmad!] Te he revelado el Libro que contiene la verdad definitiva [el Corán], que corrobora los Libros revelados anteriormente y es juez de lo que es verdadero en ellos} [Corán 5:48]

El Corán es diferente de las Escrituras anteriores en los siguientes aspectos:

  1. El Corán es milagroso e inimitable. Nada similar a él puede ser producido por los seres humanos. Al-lah Desafió a los seres humanos y a los genios a producir algo parecido al Corán, como se narra en el siguiente verso (que se interpreta en español):

{Diles: “Si los seres humanos y los yinnes se unieran para redactar un texto similar al Corán, no podrían lograrlo, aunque se ayudaran mutuamente”} [Corán 17:88]

Él, el Todopoderoso, además Desafió a los incrédulos entre los árabes a producir aunque sea un capítulo similar a los capítulos del Corán, Diciendo (lo que se interpreta en español): {Si dudan de lo que le he revelado a Mi siervo traigan un capítulo [del Corán] similar, y recurran para ello a quienes toman por socorredores en lugar de Dios, si es verdad lo que afirman} [Corán 2:23]

  1. Después del Corán, ninguna otra Escritura será revelada por Al-lah. Así como el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa salam, es el último Profeta, el Corán es al última Escritura.
  1. Al-lah mismo se comprometió a protegerlo de cualquier alteración, salvaguardarlo de la corrupción y preservarlo de la distorsión (como se sostiene en el verso 15:9 previamente citado). Por otro lado, las Escrituras anteriores sufrieron alteración y distorsión, y no permanecieron en la forma original en que fueron reveladas (como se menciona en el verso 4:46).
  2. El Corán, por una parte, confirma las escrituras anteriores y, por otra, es un testigo confiable sobre ellas [Corán 5:48].
  3. El Corán las abroga, es decir, cancela los reglamentos de las Escrituras anteriores y las hace inaplicables. La Ley de las Escrituras antiguas ya no es aplicable; los reglamentos anteriores han sido abrogados por la nueva Ley del Islam.

Por consiguiente, Al-lah no Acepta ninguna otra religión además del Islam como una forma lograr Su complacencia, ya que Dice (lo que se interpreta en español):

{Quien profese una religión diferente al Islam no le será aceptada, y en la otra vida se contará entre los perdedores} [Corán 3:85]

 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *