Qué no leer

  • A A A | Visto: 236 veces

No todas las lecturas son iguales ni toda clase de lectura es recomendada. Hay una tendencia errónea y peligrosa entre los lectores no críticos o inexpertos a reverenciar y respetar todo lo impreso, piensan que debe tener algún valor o de lo contrario no estaría impreso. El autor es un erudito, un doctor, un famoso intelectual, etc.

Pero no, no todo lo que está impreso merece estarlo, hay una enorme cantidad de material impreso sin fundamento, engañoso, históricamente incorrecto, intolerante y dañino. Y una mala lectura es como una mala compañía, una mala visión o una mala conversación. Al‑lah instruye a los musulmanes para que abandonen la compañía de quienes se burlan del din de Al‑lah si no somos capaces de detenerlos. Al‑lah dice enfáticamente, al menos dos veces, en el Corán: {Se les informa en el Libro revelado que cuando escuchen que se blasfema o que se burlan de la revelación de Dios, no se queden en esa reunión con quienes lo hagan, a menos que cambien de tema, porque de lo contrario serán iguales a ellos. Dios se encargará de congregar a los hipócritas y a los que niegan la verdad en el Infierno} [4:140]; {Cuando veas a los que se burlan de Mis signos, aléjate de ellos hasta que cambien de conversación. Pero si el demonio te hace olvidar, cuando lo recuerdes no permanezcas reunido con los injustos [6:68].

Estas instrucciones aplican por igual a todo tipo de lectura que fomente la incredulidad, el irrespeto hacia las aleyas y el din de Al‑lah. Pero, ¿cómo podemos leer hoy en día cualquier cosa que no se burle de Dios y Su din, Del Islam y del Corán? Las noticias están llenas de eso, así como los artículos de opinión, los libros, los informes de los grupos de reflexión, las novelas, en fin, todo. ¿Qué podemos hacer? Dada esta situación, si vamos a leer lo que sea, inevitablemente encontraremos material engañoso y que ataca al Islam, así que estas son algunas sugerencias para minimizar el efecto de ello:

  1. Leer a diario el Corán con entendimiento y escucharlo con frecuencia. Esto fortalecerá el corazón contra la propaganda y las insinuaciones de Satanás y de los humanos diabólicos.
  2. Leer principal y más frecuentemente libros islámicos: literatura sobre hadiz, sira, modales, la gran historia del Islam, etc.
  • Leer con cuidado y juicio. Incluso la literatura no musulmana contiene mucha sabiduría y es de gran beneficio si se leen las cosas adecuadas, las listas de lecturas preparadas por musulmanes sinceros y expertos pueden ser una primera guía para la buena lectura. Busca recomendaciones de buenos creyentes que sean buenos lectores entre tus amigos y familiares.
  1. Siempre que una lectura, cualquiera que sea, te siembre dudas sobre Dios y Su din, o que de algún modo te resulte provocativa hacia obras o pensamientos haram, deja de leerla, busca refugio en Al‑lah, e incluso ofrece dos rakasen oración. Si sigues leyendo, por ejemplo, porque es una lectura asignada en una clase, discútela con musulmanes de fe fuerte con más conocimientos.

No estoy recomendando la fe ciega, cerrar tu mente contra los argumentos irracionales o leer solo aquello con lo que estás de acuerdo, solo te sugiero ser verdaderamente razonable y sabio. Para ser más específico en mi recomendación, déjame enumerarte diferentes tipos de lecturas dañinas y su remedio:

  1. Material que es inmoral, antiético o erótico es totalmente inútil y haram. Si te encuentras con esto, deja de leerlo, busca refugio en Al‑lah y lee algo de Corán o de otro libro islámico, para compensar.
  2. Lecturas que pueden hacerte dudar de la existencia de Dios o de la veracidad del mensaje de Dios. El único propósito de leer esto es el de refutar los argumentos de sus autores, pero para ello hay que ser muy versado en argumentos coránicos y de los eruditos acerca de Dios y Su Tawhid, y estar en un estado espiritual fuerte, de modo que puedas luchar contra los pensamientos malvados. He tenido algunos amigos musulmanes que han encontrado este tipo de material interesante por algún motivo, sin tener buen conocimiento del Islam, principalmente porque están en estado de duda, y solo podemos orarle a Al‑lah para que los guíe y refinen su gusto.
  • Lecturas que atacan al Islam desde fuera, es decir, material de lectura preparado por enemigos declarados del Islam. Nunca leas este material a menos que seas muy versado en el Corán y la Sunnah, y lo leas profusamente desde una perspectiva islámica. Creer en Dios, y en Su Mensaje, el Islam, es lo más razonable que se pueda hacer, y cuanto más sepas sobre el Islam y más experimentes la presencia de Dios en la adoración, más te establecerás en ella y más placentera te resultará. El hecho es que la mayoría de esas lecturas engañosas no son atractivas a tu razón ni te convencen de pensar sobre el propósito último de la vida, sino que te engañan haciendo que te concentres únicamente en los placeres y asuntos de este mundo.

La clase más engañosa y peligrosa de lecturas es aquella que no rechaza ni maldice directamente al Islam, sino que pretenden una amistad con el Islam, ya sean sus autores musulmanes o no, pero el hecho es que ellos atacan las raíces mismas del Islam. Esos libros pueden ser confundidos, por el inconsciente y el inexperto, con aquellos libros que son genuinamente sinceros con Al‑lah y que critican ciertos malentendidos y tergiversaciones entre los musulmanes. El mejor consejo sobre dichas obras es que jamás hagas de ellas tus primeras lecturas. Siempre establece tu fe sobre bases firmes leyendo y reflexionando con frecuencia sobre el Corán, recordando a Al‑lah, y leyendo libros islámicos reconocidamente correctos, así como literatura islámica tradicional, antes de entrar en lecturas críticas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *