Venciendo la ansiedad (parte 2 de 5)

  • A A A | Visto: 297 veces

Dificultades: todo depende de la interpretación y la respuesta

El punto es que cualquier desafío que enfrentemos, aunque sea algo tan simple como el congestionamiento del tráfico o algo importante como la muerte de un ser querido, todo depende de cómo interpretamos el problema y cómo nos comportamos frente a la dificultad. Podemos elegir ya sea estar calmados o atormentados al enfrentar el estrés. Es interesante notar que la raíz latina de la palabra ansiedad es anx, el pasado participio que proviene de “ira”, que significa “atormentar”, “estrangular”. El verso 90 de la sura 12 del Corán, ordena el acto de fakku raqabah, que es generalmente traducido como “liberar un esclavo”, pero también puede ser entendido literalmente como “liberar un cuello”. “Liberar un cuello” del tormento del estrés es, a un nivel muy profundo y fundamental, lo que el Islam nos enseña.

Abordaje del Islam sobre el estrés, tanto el agudo como el crónico

Muchos de nosotros podríamos pensar que el Islam solo aborda el estrés agudo (el estrés que es inmediato, significativo, y tiene un final a la vista, como un tornado o un accidente de tránsito). El estrés que es duradero, sin un final evidente, ya sea mayor o menor, es llamado estrés crónico. Las enseñanzas islámicas sobre el Sabr abordan no solo el estrés agudo, sino también el crónico.

El estrés crónico incluye el estrés cotidiano del que todos somos objeto, un psicólogo occidental dice que el estrés crónico incluye las frustraciones, los conflictos y el cambio, esposos que han tenido problemas matrimoniales, pérdida de un trabajo, tener que esperar en una fila que parece interminable, etc. Estas frustraciones, conflictos y cambios pueden amenazar o ser percibidos como amenazas para el bienestar.

El Islam y la ciencia occidental, la interface

Los musulmanes a menudo piensan que cuando hablamos sobre psicología occidental e Islam, estamos tratando de ajustar los principios islámicos en el marco de la teoría psicológica y principios occidentales. No es así. Cuando encontramos áreas en común, es solo por una razón: los teóricos occidentales simplemente están haciendo lo que viene naturalmente. Dice el Corán: {Y enseñó a Adán los nombres de todas las cosas…} [Corán 2:31]. Los eruditos musulmanes han explicado que esto se refiere a la capacidad del hombre para el pensamiento conceptual, su inclinación a “nombrar”, es decir, a definir las cosas: razonar, reflexionar y comprender. De hecho, cada vez que los teóricos occidentales tienen éxito en el esclarecimiento de la cognición humana y la conducta, es solo porque Al-lah ha implantado dentro del alma humana el anhelo para conocerse a sí mismo y al mundo, y de descubrir estos misterios para así mejorar su bienestar. Aristóteles dijo: “Los seres humanos, por naturaleza, desean conocer”. Sin embargo, sin el criterio (el Corán) del bien y del mal, los seres humanos necesariamente errarán. Entonces, nosotros tomamos lo que los teóricos occidentales desarrollan siempre que esté en armonía con los principios islámicos, y descartamos el resto. El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “La sabiduría es la propiedad o pertenencia perdida del creyente y, donde sea que la encuentre, siempre tendrá más derecho a ella” [Bujari].

El Islam y la ciencia occidental, algunas distinciones

Volviendo al estrés, tomemos un ejemplo de dónde podemos obtener alguna idea de la teoría occidental y además identificar exactamente qué componentes han pasado por alto u omitido. Veamos, por ejemplo, la definición de estrés como lo que amenaza a nuestro bienestar. Para ellos el desafío será cuán bien enfrentamos la situación amenazante (o lo que se percibe como tal). Cada factor estresante es visto como una dificultad aguda o crónica, la cual puede ser manejada o superada (es decir, “solo tengo que salir de esto y luego dejarlo atrás”). Así, las situaciones de estrés son tomadas cada una en sus propios términos, sin ninguna perspectiva global sobre la adversidad, el sufrimiento, el alivio; ningún objetivo final es parte integral para su teoría.

Veamos lo que el Islam nos enseña como adversidad, sufrimiento y alivio. A continuación, mostraremos algunos versos y hadices al respecto.

¿Por qué me está pasando esto a mí?

  • {¿Acaso piensan los hombres que se los dejará decir: ¡Creemos! sin ser puestos a prueba? Por cierto que probamos a quienes los precedieron, y Al-lah bien Sabe quiénes son los sinceros y quiénes los mentirosos} [Corán 29:2-3].
  • {Él es Quien creó la muerte y la vida para probaros y distinguir quién de vosotros obra mejor. Él es Poderoso, Absolvedor} [Corán 67:2].
  • {Que por cierto creamos al hombre, y este deberá soportar las adversidades [en esta vida y en la otra]} [Corán 90:4].
  • ¿Cómo manejaré una situación tan difícil?
  • {Socorreos con la paciencia y la oración…} [Corán 2:45].
  • {Al-lah no exige a nadie por encima de sus posibilidades…} [Corán 2:286].
  • {…el ser humano no obtendrá sino el fruto de sus esfuerzos. Y por cierto que sus esfuerzos se verán [el Día de Juicio]} [Corán 53:39-40].
  • {Sabed que Al-lah no cambia las gracias que concedió a un pueblo, mientras ellos no cambien lo que hay en sí mismos [eligiendo la incredulidad]} [Corán 13:11].
  • {Al-lah creó los cielos y la tierra con un fin justo y verdadero. Y por cierto que toda alma será juzgada según sus obras, y nadie será oprimido} [Corán 45:22].

El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Por Al-lah, este mundo comparado con el otro es como lo que sale en tu dedo cuando lo metes en el océano” (es decir, el agua que queda en el dedo comparada con el agua que queda en el océano) [Muslim].

¿Cuándo sentiré alivio de esta carga?

  • {Luego de toda dificultad viene un alivio} [Corán 94:5]
  • {Aquellos que creen, sus corazones se sosiegan con el recuerdo de Al-lah. ¿Acaso no es con el recuerdo de Al-lah que se sosiegan los corazones? Quienes creen y obran rectamente serán los bienaventurados, y tendrán un hermoso destino} [Corán 13:28-29].
  • {[Se les dirá:] Ingresad a ellos en paz, y estad seguros de que no se os privará de nada. Y purificaremos sus corazones de todo rencor. Serán todos como hermanos, y se sentarán unos enfrente de otros} [Corán 15:46-47].

{¡Oh, alma que estás en paz con tu Señor! Vuelve a la vera de tu Señor complacida y satisfecha [con la recompensa, que Al-lah está complacido contigo], y entra con Mis siervos piadosos a Mi Paraíso} [Corán 89:27-30].


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *