Características de la fe (parte 1 de 4)

Todos buscamos la felicidad y esperamos por ella. Algunas personas pueden pensar que la felicidad reside en tener mucho dinero o en tener un estatus elevado o una posición de poder. Sin embargo, Bilal, que Al-lah esté complacido con él, descubrió la felicidad en la fe en Al-lah, el Todopoderoso, mientras repetía: “Ahadun Ahad” (Al-lah es Uno… Al-lah es Uno), mientras los politeístas lo hicieron tumbarse en las arenas ardientes del desierto de Meca al mediodía, poniendo una piedra pesada sobre su pecho, lo que le dificultaba respirar. Esta felicidad también fue vista por Ibn Taimiah, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, cuando dijo: “¿Qué pueden hacerme mis enemigos? Mi Paraíso está en mi corazón y ellos no pueden quitármelo. Si me exilian, mi exilio será un viaje de adoración; si me encarcelan, la prisión sería un retiro; y si me matan, moriría como mártir, pues el Libro de Al-lah y la Sunnah (tradición) de Su Mensajero, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, están en mi corazón”.

La fe tiene cierta dulzura que solo conocen quienes la han probado. El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Aquel que acepta a Al-lah como Señor, al Islam como religión y a Muhammad como Mensajero, ha probado la dulzura de la fe” [Muslim].

El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, también dijo: “Hay tres cualidades con las que, quien se caracteriza (por ellas), probará la dulzura de la fe: que Al-lah y Su Mensajero sean más queridos para él que cualquier otra cosa, que ame a una persona solo por la causa de Al-lah, y que odie regresar a la incredulidad después de que Al-lah lo ha rescatado de ella tanto como odiaría ser arrojado al fuego del Infierno” [Bujari y Muslim].

Un hombre justo dijo sobre sus enemigos: “Si conocieran la fe que hay en nuestros corazones, lucharían con nosotros por ella”. Quien desea felicidad en esta vida debe regirse por la fe, el que quiere felicidad en el más allá debe regirse por la fe, y quien quiere vivir seguro debe regirse por la fe.

¿Qué es la fe?

Lingüísticamente, “fe” significa “creencia”, y este significado está claro en la historia del Profeta Yusuf (José), la paz sea con él. Cuando sus hermanos regresaron donde su padre Ya’qub (Jacob), la paz sea con él, después de poner a Yusuf en el pozo. Le dijeron a su padre que Yusuf había sido devorado por un lobo y mancharon su camisa con sangre. Sin embargo, sintieron que su padre no les creía, así que le dijeron: {No tendrás fe en nosotros a pesar de que somos veraces} [Corán 12:17], queriendo decir “no nos creerás”. La fe completa se logra a través de la certeza en el corazón, la declaración con la lengua y la sumisión del cuerpo. Por lo tanto, la fe involucra tanto palabras como hechos: las palabras de la lengua y del corazón, y los hechos del corazón y del cuerpo.

Tal fe tiene ciertas características que le son particulares. Estas son:

  1. La fe es una condición para la aceptación de las obras

El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, salió con los compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, antes de la batalla de Bader, y por el camino un hombre que era reconocido por su valentía, audacia y fuerza, se les unió. Los compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, se alegraron mucho al verlo. Entonces el hombre se acercó al Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, y le dijo: “He venido para seguirte y ganar parte del botín”. El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, le preguntó: “¿Crees en Al-lah y Su Mensajero?”. El hombre dijo: “No”. El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, le dijo: “Entonces regresa, pues no buscamos ayuda de los politeístas”. Entonces, el hombre se fue. Después de un rato, regresó y le dijo las mismas palabras al Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, y el Profeta le dijo también sus mismas palabras. Después de esto, el hombre regresó por tercera vez y dijo las mismas palabras; el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, le preguntó: “¿Crees en Al-lah y Su Mensajero?”. El hombre dijo: “Sí”. El Profeta le dijo entonces: “Sigue (únetenos)” [Muslim].

Al-lah, el Todopoderoso, dice:

  • {Quien obre piadosamente, sea hombre o mujer, y sea creyente, ingresará al Paraíso y no será tratado injustamente en lo más mínimo} [Corán 4:124].

{Pero a quienes deseen la otra vida, sean creyentes y se afanen por alcanzarla, se les retribuirá por su esfuerzo} [Corán 17:19].