Características de la fe (parte 4 de 4)

La fe se incrementa con la realización de obras buenas regularmente, y disminuye al cometer pecados y ser negligente con Al-lah, el Todopoderoso. Al-lah, el Altísimo, dice:

  • {Ciertamente los creyentes, cuando les es mencionado el nombre de Al-lah sus corazones se estremecen; y cuando les son leídos Sus preceptos, reflexionan acrecentándoseles la fe, y siempre se encomiendan a su Señor} [Corán 8:2].
  • {A ellos se les dijo: “Los enemigos se han agrupado contra ustedes, témanles pues. Pero esto, por el contrario, les aumentó la fe y dijeron: Al-lah nos basta y Él es el mejor protector} [Corán 3:173].

Handalah ibn Ar-Rabi’, que Al-lah esté complacido con él, se reunió con Abu Baker As-Sidiq, que Al-lah esté complacido con él, y le dijo: “¡Handalah es un hipócrita!”. Abu Baker, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “¡Glorificado sea Al-lah! ¿Qué estás diciendo?”. Handalah, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “Cuando estamos con el Mensajero de Al-lah él nos recuerda el Paraíso y el Infierno como si pudiéramos verlos con nuestros ojos, pero cuando lo dejamos tenemos relaciones íntimas con nuestras esposas, jugamos con nuestros hijos y nos preocupamos de nuestros asuntos mundanos”. Abu Baker, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “Por Al-lah, a mí me pasa lo mismo”.

Entonces, fueron ambos a buscar al Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, y Handalah, que Al-lah esté complacido con él, le dijo: “¡Oh, Mensajero de Al-lah! Handalah es un hipócrita”. El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “¿Por qué dices eso?”. Handalah, que Al-lah esté complacido con él, le dijo al Profeta las mismas palabras que le había dicho a Abu Baker. Entonces el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Por Aquel en Cuyas manos está mi vida, si su estado de ánimo fuera siempre el mismo que es en mi presencia y ustedes estuvieran siempre ocupados en recordar a Al-lah, los ángeles se darían la mano con ustedes en sus camas y en sus caminos; pero, Handalah, hay un tiempo para esto y hay un tiempo para aquello”. El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo esto tres veces [Muslim].

Abu Darda’, que Al-lah esté complacido con él, solía decir: “Es una señal de la comprensión religiosa del siervo que se preocupe por su fe para que no se vea reducida, y saber si su fe está aumentando o disminuyendo”.

Hay medios que aumentan la fe, algunos de los cuales son: el conocimiento, las buenas obras, reflexionar, y otros. Obtener más conocimiento es una forma de incrementar la fe, como Ibn Omar, que Al-lah esté complacido con él, solía decir: “Aprendemos la fe, pero cuando aprendemos Corán incrementamos la fe”. No hay duda de que el conocimiento de los Nombres de Al-lah, el Todopoderoso, y los significados que cada uno de ellos comprende, incrementa la fe del musulmán. Saber la Sirah (biografía) del Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, junto con su moral, relaciones, Yihad y obras de adoración incrementa la fe y la fortalece. Al-lah, el Altísimo, elogia a la gente de conocimiento en muchos lugares del Corán. Al-lah, el Todopoderoso, dice: {¿Acaso son iguales quienes saben y quienes no saben?} [Corán 39:9].

Se narró que Al Harid ibn Malik Al Ansari, que Al-lah esté complacido con él, pasaba por allí y el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, le preguntó: “¡Oh, Haridah! ¿Qué haces?”. Él contestó: “¡Me he convertido en un verdadero creyente!”. El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, le dijo: “Ten cuidado con lo que dices, pues todo tiene una verdad, entonces, ¿cuál es la verdad de tu fe?”. Él dijo: “Abandoné la vida mundanal al punto que me levanto por la noche (para rezar) y me mantengo sediento durante el día (a causa del ayuno). Siento que es como si viera el Trono de mi Señor; la gente del Paraíso visitándose unos a otros, y la gente del Infierno siendo torturada en él”. El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “¡Oh, Haridah! Has llegado a saber, así que apégate a lo que sabes”. Él repitió esto tres veces [At-Tabarani].

Así como el conocimiento es un medio para incrementar la fe, las obras también son medios para aumentar o disminuir la fe. Realizar buenas obras incrementa la fe, mientras que cometer pecados la debilita. Los compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, estaban ansiosos por incrementar su fe. Omar, que Al-lah esté complacido con él, solía decir: “Hagamos que nuestra fe aumente”, y recordaban a Al-lah, el Altísimo. ‘Abdul-lah ibn Rawahah, que Al-lah esté complacido con él, solía sostener la mano de sus amigos y decir: “Levántate y vamos a tener una hora para fortalecer la fe (sentándonos con gente que recuerda a Al-lah)”.

Está narrado que Al-lah, el Todopoderoso, dice: “Soy como Mi siervo piensa de Mí y estoy con él cuando Me recuerda. Si Me recuerda en secreto, lo recuerdo en secreto; y si Me recuerda en una reunión, Yo lo recuerdo en una reunión mejor” [Bujari y Muslim].

Entre las acciones que incrementan la fe está la reflexión constante acerca de la creación de Al-lah, el Altísimo. Si alguien te habla sobre la inteligencia de una persona en particular y ves una muestra de su trabajo, quedarás más sorprendido. Si ves aún más ejemplos, estarás más asombrado de su inteligencia, y si examinas su obra en detalle, estarás aún más convencido sobre su habilidad y sinceridad.

El poder de Al-lah, Glorificado sea, está muy claro para todos en Su vasto universo. Los cielos se levantan sin pilares y tienen estrellas y planetas, mientras que la tierra es sembrada con semillas y produce lo dulce y lo amargo. Esto hace que el creyente que tiene un corazón piadoso sea incapaz de contenerse y se encuentra a sí mismo declarando la gloria de Al-lah, el Altísimo, y la belleza de Su creación, diciendo: “En verdad, Él es Al-lah, el Omnipotente”.

Reflexionar sobre la creación de Al-lah, el Todopoderoso, es una de las características de los creyentes. Al-lah, el Altísimo, dice: {Meditan en la creación de los cielos y la Tierra y dicen: ¡Señor nuestro! No has creado todo esto en vano. ¡Glorificado seas!} [Corán 3:191].