Procrastinación: Un fuego abrasador en el alma (parte 5 de 5)

Cada paso, por sí solo, no es abrumador, y los tres pasos se pueden llevar a cabo en uno o tres días, según te resulte mejor. Mientras mantengas tus metas pequeñas y en una serie de pasos, estarás menos propenso a sentirte abrumado. Incluso puedes practicar el enfoque y la concentración tal como hiciste con la lectura por tres minutos. Considera cada paso como un desafío a permanecer en tu tarea sin distracciones hasta que esta se haya completado.
“No tienes que ver toda la escalera, solo da el primer paso” (Martin Luther King, Jr.).
Diseña una rutina de enfoque/organización/consecución
Crea una rutina de acercamiento a cualquier tarea, y utiliza esa rutina para practicar el enfoque y la concentración, la organización y la consecución de la tarea. Una rutina es como la ceremonia del té mencionada anteriormente. ¿Recuerdas la ceremonia del té? “Utiliza una experiencia cotidiana y la transforma en un ritual que cuida de los más mínimos detalles, como la forma de sostener la taza de té, observar cómo se ve, huele y suena cada paso en el proceso de hacer el té, cómo limpiar los utensilios, y hacer estas cosas sencillas con una mentalidad dirigida a la excelencia. Atender los detalles y apreciar la belleza hallada en la experiencia más ordinaria y cotidiana, ayuda a quien participa en la ceremonia del té a valorar los aspectos aparentemente triviales de su vida diaria. Se trata de hallar paz y armonía en la atención plena (estando completamente presente y profundamente consciente) y en el disfrute de la sencillez”.

Esta es la mentalidad que necesitas para diseñar tu rutina de enfoque/organización/consecución.
Podrías, por ejemplo, decidir que todas las mañanas de los sábados pagarás tus facturas. Este ha sido un problema continuo ya que no te gusta la tarea. Con demasiada frecuencia, has pagado una factura tarde y has incurrido en un cargo por morosidad. Así que decide diseñar una rutina de enfoque/organización/consecución de la siguiente forma:

  1. Antes de dormirte la noche del viernes, pon todas las facturas en la mesa. Revisa los cuatro beneficios de hacer una tarea que debe ser hecha, así esto se fortalecerá en tu mente mientras duermes:
    • Opta por eliminar las distracciones y mantenerte firme contra ellas.
    • Entiende la importancia de hacer algo AQUÍ Y AHORA a fin de evitar desperdiciar tu energía vital, evitando el desorden mental y la cacofonía del conflicto interno que se vuelve urgencia reprimida en cuanto cedes a la procrastinación.
    • Percibe el hacer las cosas a tiempo como algo muy valioso en sí y por sí.
    • Cree en que puedes tomar acción y/o realizar el trabajo con seguridad, y lograr que se complete.
  1. A las 9 de la mañana del sábado, toma una taza de té verde que contiene teanina, un aminoácido que es calmante y ayuda a la concentración.
  2. Mientras bebes tu té, reflexiona sobre el pago de las facturas como un ejercicio de enfoque y concentración, y trata de completar la tarea del pago de facturas en una hora sin que tu mente divague o se distraiga.
  3. Siéntate a la mesa y repite una vez más los cuatro beneficios.
  4. Procede a pagar las cuentas y asegúrate de completar la tarea.
  5. Celebra el éxito.

Puedes celebrar maravillándote por la cantidad de pasos que has avanzado hacia el domino del yo.

No solo has fortalecido tu pensar y tu actuar con el entendimiento correcto sobre el cuidado de las cosas cuando deben ser hechas, has fortalecido tu capacidad de enfocarte y concentrarte, has aumentado tu sentido de la organización y de controlar tu propia vida, y has practicado una rutina creativa de tu propia elección, una rutina de enfoque/organización/consumación.

Y al igual que el participante en la ceremonia del té, has puesto atención a los detalles aparentemente tediosos de pagar tus cuentas, pero al mismo tiempo has apreciado la belleza que se encuentra en la experiencia más ordinaria y cotidiana.

Has llegado a valorar esta necesidad mundana y cotidiana de tu vida diaria al verla como parte de tu búsqueda de la excelencia. ¡Allí es donde se encuentra la belleza!

Has hallado una sensación de paz y armonía en ser consciente (estar completamente presente y profundamente conectado con lo que haces y por qué lo haces) y has progresado en el disfrute de la sencillez.

Lo mejor de todo, ¡para este instante has apagado el fuego abrasador de la procrastinación y tu alma se siente fresca, tranquila y renovada!

Originally posted 2016-11-05 15:14:18.