El tiempo en el Corán: Tomando una pista de la teoría de la relatividad de Einstein (parte 2 de 2)

La interpretación coránica frente al “tiempo” terrenal

De hecho, hacemos bien en examinar en detalle el entendimiento científico moderno para la relevancia en la interpretación de aquellas aleyas coránicas referentes al mundo físico. Ahora, ¿qué pasa con el período en el que el cuerpo humano permanece enterrado en el suelo después de su muerte terrenal, hasta que Al-lah le devuelve su alma y lo regresa a la vida en el Día de la Resurrección? Este período es denominado, en idioma árabe, Barzaj, que equivale en español a “barrera”. Al-lah nos dice que, a los ojos del ser humano, el Barzaj es un período de tiempo muy corto desde su muerte terrenal hasta que es devuelto a la vida.

A fin de que podamos entender un componente de lo que ocurre durante el Barzaj, tomemos una pista a partir de la Teoría General de la Relatividad de Albert Einstein. Según el concepto de “dilatación del tiempo” del profesor Einstein, cuando un objeto se mueve a través de un espacio a una velocidad cercana a la de la luz, la percepción de su espectador disminuye más y más lentamente, acercándose a cero y desacelerando “infinitamente”. A esta velocidad, la masa se incrementa también “infinitamente”. Para explicar el concepto de dilatación del tiempo en su teoría, Einstein ofreció el siguiente ejemplo:

Si un joven de 20 años es puesto en un cohete y lanzado al espacio exterior a la velocidad de la luz, el tiempo y la masa de esa persona varía como se mencionó anteriormente. Asumamos que él continúa viajando a la velocidad de la luz por un período de lo que a él le parecen (con base en su experiencia previa en la Tierra) 50 años, es decir, hasta que tiene la edad de 70 años terrestres, todo el tiempo viajando en el cohete por el espacio. Cuando esta persona regresa a la Tierra, se encuentra con que el tiempo transcurrido en su planeta no es de 50 años sino de muchos millones de años, como Einstein lo calculó matemáticamente. Lo que al viajero espacial humano le parecería ser apenas 50 años, en años terrestres, debido a la dilatación del tiempo en el espacio, se ha recalibrado a millones de años una vez que está de regreso en el tiempo de la Tierra.

La clave para comprender esto es que Einstein relaciona todos los movimientos con la velocidad de la luz. En este sentido, nótese que Al-lah Todopoderoso, el Creador del universo, se describe a Sí mismo como “La Luz” (An-Nur) en la siguiente aleya: {Dios es la luz de los cielos y de la Tierra} [Corán 24:35].

Esta aleya coránica puede ser leída, en nuestro contexto científico moderno, para incluir el sentido de que todos los asuntos universales son manejados por Al-lah a la velocidad de la luz. El tiempo en nuestro planeta es algo relativo, y es distinto del tiempo calculado por Al-lah Todopoderoso, como se muestra en la siguiente aleya: {Un día para tu Señor es como mil años de los que ustedes computan} [Corán 22:47].

También leemos en sura “La prosternación”, 32:5: {[Dios] decreta todos los asuntos desde el cielo a la Tierra, que luego ascienden a Él en un día que equivale a mil años de los que ustedes cuentan}.

Cuando calculas el viaje de 50 años por el espacio exterior realizado por el cohete mencionado anteriormente, a la velocidad de la luz, sobre la base de un día a los ojos de Al-lah como si fuera un milenio del tiempo en nuestro planeta, entonces esos 50 años en el espacio equivaldrían a 50 x 1.000 x 365 = 18’250.000 años en nuestro planeta. De modo que el tiempo que habría transcurrido en la Tierra al regreso de la persona que viajó en el espacio por 50 años a la velocidad de la luz, con la dilatación del tiempo, ¡sería de más de dieciocho millones de años!

El tiempo en nuestro Barzaj y la resurrección

Ahora, cuando un ser humano muere y es enterrado, atraviesa una “barrera” e ingresa al otro lado de lo que en árabe se denomina Barzaj. ¿Cuánto tiempo pasamos en el Barzaj? Solo Al-lah lo sabe, pero se nos dice que, después del Barzaj, Al-lah levantará a todos los muertos de sus tumbas en el Día de la Resurrección, aparentemente en una “fracción de segundo”: {Cuando se sople la trompeta [por segunda vez], saldrán de sus tumbas hacia su Señor … No habrá más que uno solo Saijah, todos ellos deberán comparecer ante Mí} [Corán 36:51, 53].

En el Día de la Resurrección, Al-lah Todopoderoso volverá a crear a todas las personas muertas y enterradas: {Y [este incrédulo] nos compara [con un ser creado] olvidando cómo ha sido creado él mismo, y dice: “¿Quién dará vida a los huesos cuando estén ya carcomidos?”. Dile [¡oh, Muhammad!]: “Les dará vida Quien los creó por primera vez, pues Él tiene conocimiento de todos los pasos de la creación} [Corán 36:78-79].

En el Día de la Resurrección, Al-lah Todopoderoso devolverá a todas las personas la vida, traerá de vuelta el ruj (espíritu) de modo instantáneo para cada persona recreada: {Será soplada la trompeta y todos los que estén en los cielos y en la Tierra perecerán, excepto quien Dios quiera; luego será soplada por segunda vez y [todos resucitarán] poniéndose de pie [para ser juzgados] Entonces verán} [Corán 39:68].

Con respecto al tiempo en que Al-lah levantará a la gente de sus tumbas, el Todopoderoso nos informa en el Corán sobre lo que la gente dirá acerca de la cantidad de tiempo que ha pasado en la tumba: {Ese día, cuando la trompeta sea soplada, reuniré a los culpables, y sus miradas estarán ensombrecidas. Se susurrarán unos a otros, y algunos dirán: “Solo permanecimos [en la vida mundanal] diez días”. Y otros, los más sensatos, dirán: “Solo permanecimos un día”. Bien sé lo que dicen} [Corán 20:102-104].

También, en la sura “El viaje nocturno”, 17:52, leemos: {El día que los convoque responderán alabándolo, y les parecerá que no han permanecido [en las tumbas] sino poco tiempo}.

El “viaje en el tiempo” de Uzair

Todos conocemos la historia del Profeta judío Uzair (Ezra) en el Sagrado Corán. Uzair pasó por la ciudad de Jerusalén después que fue destruida por Nabucodonosor. Él la miró y dijo: “¿Cómo hará Al-lah para que esto vuelva a la vida después de su muerte?” Al-lah quiso mostrarle que para Él era fácil regresarle la vida a esa ciudad: {Dios lo hizo morir por cien años y después lo resucitó. Le preguntó [Dios]: “¿Cuánto tiempo has permanecido así?”. Respondió: “Un día o menos aún”. Dijo [Dios]: “No, has permanecido así cien años”} [Corán 2:259].

Nuestro “viaje en el tiempo”

Al-lah nos dice que en el Día en que Él levante a la gente, todos creerán que han estado en sus tumbas solo una hora: {El día que los congregue, les parecerá no haber permanecido más que una hora} [Corán 10:45].

También: {El día en que [los que se negaron a creer] vean aquello con lo que se los había amenazado, pensarán que estuvieron en la tumba solo un instante del día} [Corán 46:35].

Cuando los compañeros del Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) le preguntaron sobre el Día de la Resurrección y el tiempo pasado en la tumba, Al-lah reveló Su respuesta: {El día que lo vean suceder, les parecerá haber permanecido en la vida mundanal solo el tiempo equivalente a una tarde o una mañana} [Corán 79:46].

El tiempo (y la velocidad) del espíritu

¿Por qué la gente va a sentir en el Día de la Resurrección que ha permanecido en la tumba por un tiempo muy corto? La explicación a esto (y Al-lah sabe más) es que, cuando una persona muere, su cuerpo permanecerá en la tumba en un plano temporal u “horizonte”, a saber, el del tiempo terrenal, pero su espíritu (ruj) irá a otro plano u horizonte de tiempo. Solo Al-lah sabe a dónde irá el espíritu, pero sea donde sea, Al-lah nos da la respuesta en cuanto a la velocidad del espíritu cuando haga su ascenso final hacia Al-lah en ese Día: {Alguien pide que se desencadene el castigo prometido para que caiga sobre los que niegan el Mensaje. Cuando ocurra, nadie podrá impedirlo, pues procede de Dios, Señor de las vías de ascensión, por las que ascienden hacia Él los ángeles y las almas; un día que durará cincuenta mil años} [Corán 70:1-4].

En esta aleya vemos que la velocidad del espíritu, cuando regresa a Al-lah, es de unas 50 veces más que la velocidad de la luz, según como fue tentativamente “calculada” sobre la base de lo que dice en las suras “La luz”, 24:35, y “La prosternación”, 32:5.

El viaje en el tiempo del espíritu

Cuando el espíritu viaja a una velocidad extremadamente alta fuera del cuerpo de una persona que duerme o de una persona muerta, y luego con su cuerpo recreado viaja de regreso a Al-lah en el Día de la Resurrección, el elemento tiempo se aproxima a cero (según la teoría de Einstein como ya hemos mencionado). En consecuencia, la persona recreada sentirá como si hubiera estado en su tumba un período de tiempo cercano a cero: un día, dos horas, o parte de un día.

El Corán y la ciencia

Este artículo está destinado a mostrar la conformidad de los hallazgos científicos con el lenguaje coránico en relación con nuestro mundo natural y, en especial, a proponer un entendimiento del tiempo que se presenta en las aleyas coránicas sobre los eventos venideros en el Barzaj y en el Día de la Resurrección. Sugerimos que la Teoría de la Relatividad de Einstein, y en particular el concepto de la dilatación del tiempo (que entra en juego para el movimiento a la velocidad de la luz), explican de manera plausible lo que podría objetarse como una falta de adecuación de las experiencias terrenas del tiempo versus las evaluaciones del tiempo relacionadas con la tumba y con los eventos del Último Día, redactados meticulosamente en el Corán para que reflexionemos.

Y Al-lah Todopoderoso sabe más.