Por una comunidad digna: La profunda necesidad de una elevada ética social entre nosotros (parte 3 de 3)

Abu Baker, que Al-lah esté complacido con él, continuó el legado establecido por el Profeta al observar el principio de la meritocracia después de su fallecimiento. En su primer discurso a los compañeros, Abu Baker declaró:

“Deseaba ver al más fuerte de los hombres en mi lugar este día. Ahora, está más allá de toda duda que he sido elegido su Amir, aunque no soy mejor que usted. Ayúdame, si estoy en lo correcto. Los débiles entre ustedes serán fuertes conmigo hasta que, si Dios quiere, sus derechos sean reivindicados. Y los fuertes entre ustedes serán débiles conmigo hasta que, si Dios quiere, les haya quitado lo que no les corresponde. (Hadrat Abu Bakr Siddique, por Masudul Hasan. Islamic Publications Ltda. Lahore, Pakistán).

Al afirmar que apoyaría a los débiles contra los fuertes en el asunto de la reparación de agravios, Abu Baker estableció el principio de la meritocracia como uno de los cimientos del Califato.

Omar, que vino después de Abu Baker, mantuvo diligentemente la misma política de apoyar los derechos de los débiles contra los fuertes. Es bien conocida su escrupulosa actitud hacia el nombramiento de funcionarios del gobierno basada en la taqwa (estar constantemente consciente de Dios), la competencia y la confiabilidad. Al igual que sus predecesores, apreciaba el valor individual por encima de todo lo demás.

Un futuro digno

Los que siguieron al Profeta comprendieron la necesidad crucial de la meritocracia en una sociedad justa, la necesidad de reconocer a un ser humano en base a sus méritos personales de valor moral, competencia, habilidades, talentos y similares. Tomaron este principio y construyeron una civilización sobre él, una civilización que reconocía a las personas sin importar su linaje, etnia o raza. Fue gracias a este principio que floreció la España musulmana, donde cristianos, judíos y musulmanes por igual podían esperar que sus sueños se hicieran realidad por el mérito de sus esfuerzos y logros personales.

Los musulmanes de antes fueron capaces de construir una nación que era la más grande del mundo. Su comunidad fue impulsada por la creatividad y la invención, porque la gente podía soñar libremente dentro de sus confines con la esperanza de que su visión y sus ideas se hicieran realidad a través de sus esfuerzos personales.

Los musulmanes reconocían a los demás por sus talentos y les brindaban oportunidades para desarrollar sus talentos sin importar quiénes fueran. Los sultanes mamelucos de Egipto fueron, de hecho, soldados esclavos que llegaron a la cima de su sociedad y gobernaron Egipto durante casi 300 años. ¡Ay de las sociedades musulmanas de hoy! No valoran la creatividad y la innovación porque una sociedad que no observa el principio de la meritocracia se esfuerza por mantener el statu quo en lugar de promover nuevas ideas, porque el mantenimiento del statu quo garantiza que los que están en el poder y la riqueza sigan ostentándolos.

Queridos musulmanes, debemos entender que cada vez que damos preferencia a alguien solo por su estatus socioeconómico, su relación con nosotros, su afiliación a tal o cual grupo, ignoramos a alguien que es digno de nuestra atención e inversión, que es un guardián más legítimo de la confianza pública y un mejor líder para nuestra comunidad. Al hacer esto, hemos extinguido la creatividad y las contribuciones de esa persona que podría haber movido a nuestra comunidad en una dirección positiva.

Debemos romper con esta enfermedad de privilegiar a los privilegiados solo por su prestigio, dinero, popularidad u otras características superficiales. Debemos aprender a valorarnos los unos a los otros basándonos en el valor y el esfuerzo individual. Cuando lo hagamos, animaremos a la gente a esforzarse por encima y más allá de sus capacidades, cambiando así lentamente la actual condición de inferioridad de los musulmanes.

El deseo de ver a la Ummah musulmana reclamar el lugar de honor que una vez tuvo arde en los corazones de muchos musulmanes. Sin embargo, ese honor no puede ser alcanzado a menos y hasta que aprendamos a honrarnos unos a otros con base en nuestro valor personal. Como musulmanes, debemos aprender a ver más allá del color de nuestra piel, altura, edad, etnia, país de origen, etc. Debemos aprender a reconocer y recompensar a aquellos que se destacan por sus habilidades, talentos y destrezas personales. Cuando empecemos a hacerlo, entonces podremos encontrar de nuevo nuestros «bilals», «jabbabs» y «abu hurairahs».

A medida que los musulmanes continúan estableciendo comunidades en todo el mundo, debemos preguntarnos qué tipo de comunidad debemos esforzarnos por establecer. Debemos preguntarnos si es suficiente con tener hermosas mezquitas bajo cuyas cúpulas y candelabros ocurren todo tipo de injusticias, o si debemos esforzarnos por establecer comunidades que estén construidas sobre conceptos eternos y universales de justicia, paz, bondad, amor y, sobre todo, la creencia en y la defensa de la Unicidad de Al-lah y el camino de Su Mensajero. Es a esto último a lo que nos exhorta el Islam.

Porque no son las paredes y el hormigón los que hacen una comunidad, sino las aptitudes espirituales, morales y naturales de cada ser en su interior. Debemos volver a centrarnos en esos principios fundamentales que constituyeron la base de la naciente comunidad musulmana en Medina hace 1400 años. La meritocracia está inherentemente en el centro de esta visión profética.

El restablecimiento de los principios de la meritocracia dentro de nuestras comunidades ayudará a reavivar el amor por la justicia y el respeto por los derechos de los demás que tan desesperadamente necesitamos. Esto nos ayudará a establecer comunidades en las que cada miembro pueda esperar desarrollar y florecer en sus talentos y habilidades dados por Dios, sin restricciones de raza, color o estatus social. Esto nos ayudará a crear un sistema social basado en el liderazgo de aquellos cuyo temor de Dios es más grande, individuos moralmente dignos, merecedores, dedicados y talentosos.

La historia nos enseña que fue este mismo principio de meritocracia el que Omar Ibn Abdul Aziz (que Al-lah esté complacido con él) tuvo que revivir para recuperar la prosperidad, que la Ummah musulmana había perdido, en el momento en que asumió el cargo de Amir Al Mu’minin, comandante de los creyentes. Tuvo que oponerse a los miembros de su propia familia a quienes se les había dado posiciones de poder en el gobierno debido a sus conexiones familiares. Aunque su gobierno duró solo unos pocos años, la historia del Islam reconoce sus logros al volver a abrazar la sensación de éxito que ya le faltaba a la Ummah y en tan poco tiempo.

Si realmente deseamos ver florecer a la actual Ummah musulmana, entonces nosotros también debemos restablecer una meritocracia ética dentro de nuestras comunidades. Solo esto puede llevarnos a una sociedad en la que cada individuo sea valorado y recompensado por su propia capacidad y competencia, de acuerdo con la Revelación preservada de nuestro Único Señor y el ejemplo todavía vivo de su último Mensajero.