Los pilares, obligaciones y actos voluntarios del Hayy (parte 2)

Los actos obligatorios durante el Hayy:

Los actos obligatorios del Hayy son aquellos que no invalidan la peregrinación si no se cumplen, pero se deben reponer con la expiación específica dictada para cada uno. Lo que no quiere decir que no son importantes y que por ello deben descuidarse. Estos actos son:

1.     Hacer el Ihram desde el Miqat: Dijo el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam: Estos Mawaqit son para los residentes en estas regiones y los viajeros que pasen por ahí y que vengan con la intención de realizar una ‘Umrah o el Hayy. Y quien vive dentro de esos límites puede asumir el Ihram desde el lugar donde empiece, y la gente de Meca podrán asumir el Ihram desde Meca”. [Bujari y Muslim 

2.     Permanecer en ‘Arafah hasta después que se haya puesto el sol: Esto para quien haya llegado durante el día, porque así lo hizo el Profeta de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, y dijo: “Aprendan de mí los ritos del Hayy”.

3.     Pernoctar en Muzdalifa la noche antes del día del Naher: Este acto es obligatorio para la gran mayoría de los ‘Ulama’, debido a que el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Mi Ummah tomará de mí la forma de hacer el Hayy y sus ritos, pues no sé si yo estaré con ellos el próximo año” [Ibn Mayah]; además, el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, les permitió a los peregrinos cuya edad era avanzada o estaban enfermos, que permanecieran en este valle sólo hasta la media noche. Por otra parte, es el lugar donde Al-lah ordenó que se Lo recordara, como lo describe en el Corán.

Se puede abandonar el valle de Muzdalifah para dirigirse hacia Mina al inicio de la última tercera parte de la noche, este permiso es exclusivo para las mujeres, los menores, los ancianos y los enfermos, para evitarles la congestión y la apretadera a la hora de tirar las piedrecillas en el Yamrah Al ‘Aqabah. Dijo Ibn ‘Abbas, que Al-lah esté complacido con él: “Cuando hice el Hayy fui uno de los que componía el grupo de personas a los que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, ordenó salir antes con destino hacia Mina” [Bujari y Muslim]; y ‘A’ishah, que Al-lah esté complacido con ella dijo: “El Enviado de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, envió a Umm Salamah durante la noche hacia mina. Ella tiro las piedrecitas en el Yamrah antes del Fayer y luego hizo el Tawaf Al Ifadah”. [Abu Dawud]

4.     Pernoctar en Mina las noches de los días de At-Tashriq: Se debe pernoctar en Mina los días de At-Tashriq (los días que siguen al ‘Id del Adha y que son los días 11, 12 y 13 del mes de Dhul Hiyyah) porque así lo hizo el Profeta de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, y él dijo: “Aprendan de mí los ritos de Hayy”. También porque el Enviado de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, le autorizo a su tío Al ‘Abbas, que Al-lah esté complacido con él, que en estas noches estuviera en la Meca para ocuparse de As-Siqaiah (dar de beber a los peregrinos), e igualmente permitió que los que atendían y cuidaban a los camellos estuvieran en otra parte. El hecho de que el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, hiciera estas excepciones y autorizara a estas personas a pernoctar fuera de Mina, no indican sino que este acto es obligatorio.

5.     Tirar las piedrecitas en los Yamarat: Es obligatorio tirar las piedrecitas en Yamrah Al ‘Aqabah el día diez del mes de Dhul Hiyya, es decir el día de ‘Id Al Adha, y luego tirarlas en los tres Yamarat (plural de Yamrah) en los siguientes días, conocidos como los días de At-Tashriq. Esto, porque así lo estableció con sus hechos el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, y porque Al-lah, Exaltado sea, dice (lo que se interpreta en español): {Recordad a Al-lah los días señalados [los tres día posteriores al Día del Sacrificio, llamados Aiam At-Tashriq], pero quien lo haga sólo dos días no habrá incurrido en falta alguna, como tampoco quien permanezca hasta el tercero, siempre que hayan cumplido con devoción los ritos de Al-lah. Temed a Al-lah y sabed que seréis congregados ante Él} [Corán 2:203], y tirar las piedrecitas en los Yamarat hace parte del recuerdo de Al-lah al que se refiere esta aleya, porque el Profeta de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Ciertamente se estableció el Tawaf alrededor de la Ka’bah, el recorrido entre AsSafa y Al Marwa y la tirada de las piedrecitas en los Yamarat, como medio para recordar a Al-lah”. [Abu Dawud]

6.     Cortarse el cabello o rasurarse la cabeza: Es obligatorio recortarse el cabello, tanto para el hombre como para la mujer, porque el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Recórtense el cabello” [Bujari y Muslim]. Para el hombre es mejor rasurarse, esto porque Abu Hurairah  relató que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “¡Oh, Al-lah! Perdona a los que se han rasurado.” Entonces los Sahabah le dijeron: “¡Oh, Mensajero de Al-lah! ¿Por qué no pides por los que sólo se han cortado el cabello?” Y él dijo: “¡Oh, Al-lah! Perdona a los que se han rasurado”. Los Sahabah insistieron: “¡Oh, Mensajero de Al-lah! ¿Por qué no pides por los que sólo se han cortado el cabello?” Pero nuevamente suplicó: “¡Oh, Al-lah! Perdona a los que se han rasurado”. Otra vez los Sahabah le dijeron: “¡Oh, Mensajero de Al-lah! ¿Por qué no pides por los que sólo se han corta­do el cabello?” Y finalmente dijo: “¡Oh, Al-lah! Perdona a los que se han cortado el cabello también”. [Bujari y Muslim]

7.     Hacer el Tawaf Al Wada’a (de la despedida): Hacer estas circunvalaciones como último acto para finalizar el Hayy es una obligación debido a lo que se registra que el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Que lo último que hagan antes de partir hacia sus casas sea hacer el Tawaf alrededor de la Ka’bah” [Bujari y Muslim]; e Ibn ‘Abbas, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “El Enviado de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, ordenó que lo último que hiciera la gente antes de partir fuera el Tawaf alrededor de la Ka’bah, y sólo le autorizó a la mujer que tuviera la menstruación que no lo hiciera”.

Estas son las obligaciones del Hayy, quien no las hace no invalida su peregrinación, pero además de perderse de las grandes bendiciones, recompensas y beneficios que estos ritos tienen, debe sacrificar una oveja, o participar con una séptima parte del sacrificio de un camello o vaca, por su omisión. Debe hacer este sacrificio en la Meca y repartir su carne entre la gente pobre que viva o allí se encuentre. Ibn ‘Abbas, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “Quien omita algún acto en el Hayy, que haga un sacrificio”.

 Actos voluntarios o Sunnah:

Los demás actos que no son parte de los pilares y ritos obligatorios del Hayy son actos voluntarios y Sunnah. Dentro de estas acciones tenemos: Pernoctar la noche del día ocho en Mina, descubrirse el hombro derecho y trotar durante las tres primeras vueltas del Tawaf, hacer el Gusul (baño ritual) para hacer el Ihram; que las prendas que se usan para vestirse para el Hayy y/o la ‘Umrah sean de color blanco; hacer la Talbiah desde que se hace el Ihram hasta que se tiran las piedrecitas en el Yamrah Al ‘Aqabah; alzar la mano al pasar por la Piedra Negra o besarla si es posible; hacer los Adhkar y súplicas que provienen de hadices auténticos, etc. Un peregrino no debe dejar de hacer estos actos por más que no le invaliden el Hayy o no tenga que hacer un sacrificio por omitirlos, ya que se supone que quien hace el Hayy es una persona que está buscando la complacencia de Al-lah, y Al-lah se complace de todos aquellos que hacen los actos que Su Mensajero, sallallahu ‘alaihi wa sallam, enseñó.