La Talbiah

Es Sunnah que el peregrino diga tras haber adoptado el Ihram, una vez subido en su medio de transporte y luego de alabar, glorificar y engrandecer a Al-lah: Labbaika Al-lahumma labbaik, labbaika la harika laka labbaik. Inna alhamda ua an ni`mata laka ua al mulk, la sharika lak (Res­pondo a Tu llamado ¡Oh, Al-lah! Respondo a Tu llamado. Respondo a Tu llamado ¡No tienes copartícipe alguno! Respondo a Tu llamado. Ciertamente la alabanza, la gra­cia y la soberanía te pertenecen. ¡No tienes copartícipe alguno!). [Muttafaq `alaih].
 Abu Hurairah , que Al-lah esté complacido con él, relató: El Profeta decía en su Talbiah: “Labbaika ilaha alhaqq.” (Respondo a Tu llamado ¡Oh, Dios de la Verdad!). [An Nasa’i e Ibn Mayah].
Sahl Ibn Sa’d relató que el Mensaje­ro de Al-lah dijo: “Todo musulmán que pronuncia la Talbiah es secundado a su derecha y a su izquierda por toda piedra, árbol y barro, a tal punto que la tierra se resquebraj a de aquí y de allá.” [At-Tirmidhi e Ibn Mayah.