Necesitando esperanza

Vendrán momentos malos a tu vida, llegarán tiempos terribles, pero quien siga este consejo no solo sobrevivirá a esos tiempos, sino que también se habrá fortalecido.

El propósito de este artículo es ayudar a los musulmanes cuando pasan por momentos difíciles. Nuestra intención es ayudar a que el dolor y la lucha en tu vida tenga un sentido. Primero, mostraremos el principio subyacente detrás de superar con éxito tus pruebas y tribulaciones. Segundo, hablaremos de las razones para mantener la esperanza en los malos momentos. Finalmente, veremos que es posible superar el dolor y la lucha.

Principio subyacente

No son los puños y patadas los que quiebran el espíritu de una persona, sino la desesperación. Solo cuando prevalece la desesperación, el hombre pierde. Recuerda esto y nunca lo olvides.

Razones para tener esperanza

Los siguientes puntos clave te ayudarán a asegurarte de que la desesperación nunca prevalezca en tu vida.

1) Solo porque estás pasando por un mal momento, no significa que los malos momentos continuarán para siempre.

Veamos la vida bendita del Profeta Yusuf (José), la paz sea con él. Aunque fue arrojado a la cárcel por una falsa acusación, no perdió la esperanza. Estuvo en prisión por años. Luego, cuando Al-lah lo decretó, fue liberado de la prisión con su reputación limpia.

Es una debilidad de la naturaleza humana creer que los malos tiempos jamás pasarán. Identifica esta debilidad en ti y elimínala.

El carácter paciente y tolerante del Profeta Ayub (Job), la paz sea con él, es también un modelo para nosotros. Él pasó de la riqueza a los harapos, pasó de tener muchos hijos a no tener ninguno, se enfermó y sufrió problemas de salud por años y años. Luego, en el momento señalado, Al-lah lo sanó y lo recompensó en esta vida. Sus tiempos difíciles llegaron a su fin un día.

Es un error profundo de la naturaleza humana enfocarse en lo negativo y olvidar lo positivo. Los buenos tiempos siempre vienen después de los malos. Después de la oscuridad de la noche llega el amanecer.

En este punto, muchos musulmanes pueden tener la objeción de que seguir el ejemplo de los Profetas de Al-lah no es realista porque es muy difícil seguir su ejemplo. Yo tengo una respuesta para eso:

Es un principio firme en el Islam que los profetas de Al-lah fueron los seres humanos más sometidos a pruebas. Un hadiz narrado por Musab Bin Sad, de su padre Sad Bin Abu Waqás, dice: “Dije: ‘Mensajero de Al-lah, ¿qué personas son expuestas a las pruebas más severas?’. Dijo: ‘Los profetas, luego los que les siguen en virtud, luego los siguientes. Una persona es probada de acuerdo con su compromiso religioso. Si se mantiene firme en su compromiso religioso, será probada con mayor severidad; y si falla en su compromiso religioso, su prueba será acorde a su compromiso. Las pruebas continúan afligiendo a la persona hasta que la dejan caminando por la tierra sin pecado alguno’” (Sunan Ibn Mayah).

Entonces, estamos de acuerdo en que los profetas de Al-lah pasaron por las pruebas más duras. Esto significa que las pruebas que enfrentamos son menos difíciles que las que ellos enfrentaron. Y eso significa que seguir su ejemplo debe resultarnos más fácil que a ellos, y no más difícil. Seguir su camino es mucho menos penoso para nosotros.

2) La razón por la que estás sufriendo se convertirá en la razón por la que serás recompensado generosamente en el Día del Juicio, si tienes la intención de complacer a Al-lah siendo paciente por Su causa.

Déjame darte un ejemplo sencillo. Supongamos que un hombre es falsamente acusado por sus colegas de cometer fraude y pierde su empleo debido a esto. Ahora, si este hombre mantiene la paciencia a fin de complacer a Al-lah, su sufrimiento se convertirá en la razón por la que será recompensado en el Día del Juicio.

3) La esperanza es obligatoria en el Islam, mientras que la desesperación está prohibida.

Sí, es cierto, la desesperación está prohibida. La esperanza es obligatoria.

¿Por qué no recibimos la guía de las palabras del Profeta Yaqub (Jaco), la paz sea con él?

{¡Hijos míos! Vuelvan [a Egipto], averigüen sobre José y su hermano, y no desesperen de la bondad de Dios, pues no desesperan de la bondad de Dios sino los incrédulos} [Corán 12:87].

¿Sabes cuándo dijo el Profeta Yaqub, la paz sea con él, estas palabras? Las pronunció cuando su hijo, Benjamín, se convirtió en su segundo hijo desaparecido. Sin embargo, observa el hecho de que él mantenía la esperanza de que el hijo que había desaparecido primero, Yusuf, fuera encontrado. Tal era su esperanza en Al-lah, tal era su fortaleza.

4) El ser humano superior

Sé alguien superior, una persona más elevada. Elévate al nivel de tus pruebas.

¿Quién es una persona superior? ¿Qué es la persona superior? Espera un momento. Tu sed de empoderamiento pronto será satisfecha, querido lector.

Cuando toda una confederación de tribus se lanzó sobre Medina para atacarla; cuando las tribus politeístas se aliaron y se ayudaron entre sí para vencer a los creyentes… se dio la batalla de Al Áhzab.

Mientras los sahabah se preparaban para el ataque que se avecinaba, el Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Dios sean con él, les prometió a sus sahabah que Siria, Persia y Yemen serían conquistados por los musulmanes. Los hipócritas se burlaron de estas noticias proféticas, porque los musulmanes estaban a punto de ser asesinados por las tribus politeístas. Pero los sahabah y el Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Dios sean con él, se regocijaron con esta noticia. ¿Puedes adivinar por qué?

El Profeta Muhammad era el hombre superior. Él fue y es el hombre más elevado. Aquellos que lo siguieron también eran hombres y mujeres superiores. El hombre superior es alguien cuya fuerza vital y afirmación de vida prevalecen sobre cualquier momento difícil. Jamás pierde la esperanza de frente a la adversidad. El hombre superior enfrenta todos los tiempos difíciles con resolución, valentía y determinación. Entonces, seamos personas superiores.

Cuando tuvo lugar la batalla de Hunain, los enemigos de los musulmanes les tendieron una emboscada con sus arqueros. La emboscada tuvo lugar y los musulmanes comenzaron a dispersarse y salir corriendo. ¿Puedes adivinar quién no corrió? ¿Puedes deducir quién se mantuvo firme?

Fue el hombre superior, el Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Dios sean con él.

El hombre superior es aquel cuyo espíritu no puede ser aplastado por el dolor, la pena, el sufrimiento, la ansiedad o la preocupación. Está por encima de eso. La preocupación y la pena están por debajo de él. ¡Que todas esas cosas estén también debajo de ti! ¡Sé un ser humano superior!

5) La voluntad de creer[1]

Imagina a un hombre desesperado tratando de saltar de un edificio en llamas. Si cree que no puede saltar, no saltará. Y si no salta, morirá por el fuego.

Pero si cree que puede sobrevivir, puede dar el salto. Eso es, de seguro, mejor que morir en el fuego.

¿Te atreves a creer? ¿Te atreves a pensar que podrías sobrevivir al dolor y al sufrimiento, a tus pruebas y tribulaciones?

Aquí está la cuestión. Si no te atreves a creer tal cosa, no te darás la oportunidad; y si no te das la oportunidad, sin duda fracasarás.

Pero, por otro lado, si te atreves a pensar que sobrevivirás, prosperarás y triunfarás, te darás la oportunidad de luchar, y podrías ganar.

Entonces, atrévete a creer.

6) Supera tu alma

Al alma no le gusta la paciencia, porque la paciencia requiere abnegación. Pero solo a través de la paciencia y la abstención se fortalece el alma. El alma es fortalecida cuando es dominada por la preocupación de complacer solo a Al-lah.

Al-lah está del lado de los que están a Su lado: las personas que son pacientes, las que se arrepienten con frecuencia y las que hacen el bien. Cuando elijas realmente implementar la paciencia, llegará la ayuda y el apoyo de Al-lah. Él te ayudará a mantenerte firme y a actuar con justicia.

7) Ser diferente

Tú y yo tenemos ojos para ver, oídos para escuchar y mente para entender. Identifica algo malo en este mundo que tú podrías cambiar. Comienza con algo pequeño, una “cosa segura”. Luego decide hacer la diferencia cambiándola.

Elige ser una persona diferente a las demás. Si todas las demás personas son egoístas, decide ser generoso. Si toda la demás gente es celosa, elige dejar de lado la envidia. Si todas las demás personas son deshonestas, elige ser honesto. Haz la diferencia en este mundo comenzando por ti mismo.

Tatar de cambiarte a ti mismo agregará de inmediato significado a tu vida. Te dará un sentido de dirección. Y esto definitivamente destruirá tu desesperación.

Conclusión

Finalmente, quiero dejarte una técnica que denomino “la técnica de la esperanza”:

Siempre que estés en tiempos difíciles, recuérdate a ti mismo que todo estará bien al final, no importa cuán mala sea la vida. Al final, es Al-lah Quien nos juzgará y recompensará. ¿Y quién es mejor juez que Al-lah?

Para los justos, estará el descanso en el Paraíso. Para los opresores, lo opuesto.

Quizás la tristeza te embarga, quizás estás pasando por una calamidad. Una vez ingreses al Paraíso, todo eso habrá terminado. Llegará a su fin.

__________________________________________________________________________

[1] Este es el título de una conferencia dictada por el psicólogo y filósofo estadounidense William James.


Tags from the story

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *